GATOS Y NIÑOS : EL BINOMIO PERFECTO

Gatos y niños.

¿Son los gatos buenos compañeros de vida para nuestros hijos?

 

La respuesta es clara y concisa SÍ

 

Cuando hace ya 20 años nació mi hijo Iván, lo primero que nos dijeron es que teníamos de “deshacernos” de los gatos. Que  gatos y niños no se entendían. Las razones que nos daban:

Que los gatos ahogaban a los bebes por la noche, les mordían la cara y les contagiaban enfermedades. What??? Gatos y niños son verdaderamente un binomio perfecto?

Para nosotros, la idea de que nuestros gatos o incluso los de la calle que venían a comer a nuestra terraza, le hicieran algo así a nuestro hijo, nos pareció del todo absurdo. Nuestro pequeño, creció rodeado de seis gatos “fijos” más los que venían a comer y tres perros.

Iván siesteando con Nina

Son muchas las fotos que tenemos de él rodeado de gatos, desde la cuna, hasta ahora que es un “crazy cat men”

No obstante, era necesario que nuestro pequeño Tarzán tuviera claros ciertos aspectos para que la vida entre él y los felinos fuera del todo feliz y equilibrada :

  • Lo primero fue hacerle entender al niño que el gato NO es un juguete. Que siente y padece igual que él. Que no puede tener actitudes negativas con el animal porque si le hace daño, el gato desconfiará o se defenderá.

El respeto y el amor son la base de una buena y perfecta convivencia

  • Hay que poner límites. El niño ha de comprender que el animal también necesita su propio espacio y su propio tiempo para hacer sus cosas y su vida.

Por ejemplo, no se le ha de tirar de la cola. Ni coger de manera inadecuada. Ni molestarle cuando come o asustarle.

  • Los gatos dejan muy claro aquello que les gusta y lo que no. Hay que enseñar al niño dónde es mejor acariciar al gato.

    Si bien cada gato es un mundo, hay zonas como el cuello, encima de la cabeza y el lomo que son las que más les gusta en general a los felinos. La caricia ha de ser suave y una muestra de afecto, nunca brusca.

Gatos y niños se benefician de la convivencia mútua

  • Si el niño ya es mayorcito, hacerle partícipe de ciertos aspectos gatunos. El cepillado del gato o ponerle comida o agua, pueden estrechar aún más los lazos entre ellos. Todo ello ayudará a que el niño adquiera responsabilidades casi sin darse cuenta.

  • El contacto temprano del niño con el animal, hará que nuestro hijo sea más resistente a todo tipo de alergias y su sistema inmune se fortalecerá.

  • Los gatos son maravillosos compañeros de juego. Las horas de risas están aseguradas para toda la familia.

  • El ronroneo de los gatos es muuuy relajante y ayudará a nuestros hijos a dormirse.

Pero ¿aún os quedan dudas sobre los beneficios de compartir toda la familia, nuestra vida con un gato? solo tenéis que fijaros en cómo ayudan los felinos a personas con necesidades especiales, como por ejemplo a los niños autistas.

Casos como el de Frase y Billy o el de Iris y Tula, nos demuestran como la interacción de estos niños con sus gatos, han mejorado sustancialmente sus vidas.

Y en tu caso…han compartido tus hijos sus vidas con sus gatos?. Quieres comentarnos alguna experiencia?. Cuentanosla, estaremos encantados de leerte. Si te ha gustado el post, por favor, siéntete libre de compartirlo, de esta manera das a conocer el mundo felino y nuestro trabajo. Gracias. Ronroneos

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

-->
Share
Share

Si continuas navegando por nuestra pagina web, damos por hecho que estas aceptando nuestra politica de cookies. Más información

Política de Cookies

En cumplimiento de la Ley 34/2002, de 11 de julio, de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico le informamos de la utilización de cookies en "gatsdebach.com" con el fin de facilitar y mejorar la navegación a los usuarios, recordando por donde navegó en el sitio web, su nombre de usuario al registrarse, las preferencias y configuraciones de visualización, y ofreciendo a cada usuario información que puede ser de su interés.

¿Qué son las cookies?

Una cookie es un archivo de texto muy pequeño que un servidor Web puede guardar en el disco duro de un equipo para almacenar algún tipo de información sobre el usuario. La cookie identifica el equipo de forma única, y sólo puede ser leída por el sitio Web que lo envió al equipo. Una cookie no es un archivo ejecutable ni un programa y por lo tanto no puede propagar o contener un virus u otro software malicioso, ni puede tener una longitud superior a 4.000 caracteres.

¿Para qué sirven las cookies?

La utilización de las cookies tiene como finalidad exclusiva recordar las preferencias del usuario (idioma, país, inicio de sesión, características de su navegador, información de uso de nuestra Web, etc.) Recordando sus preferencias no tendremos que, por ejemplo, preguntarle por su país cada vez que visite nuestra Web. Sabremos las características del ordenador que está usando y así podremos ofrecerle una mejor experiencia de navegación. Las cookies pueden ayudar a nuestro sitio Web a distinguir el navegador del usuario como visitante anterior y así guardar y recordar las preferencias que puedan haberse establecido mientras el usuario estaba navegando por el sitio, personalizar las páginas de inicio, identificar qué sectores de un sitio han sido visitados o mantener un registro de selecciones en un "carro de compra".

Close