MIEDO AL VETERINARIO ¿SABES POR QUÉ?

200x200

Que la mayoría de los gatos tiene miedo a ir al veterinario no es ningún secreto.

Ocurre cada vez que le toca su revisión o su vacuna. Tu gato  se da cuenta rápidamente de que todo el protocolo de casa está cambiando.

Se inicia entonces todo un “drama cat” que dura hasta que vuelves de la consulta, pero…

¿Por qué?

  • Porque tú que ya intuyes el drama que se avecina,  y de manera inconsciente te pones tenso/a lo que hace que tu gato piense «¡Buenooo, huelo sus nervios desde Groenlandia, esto me suena!»
  • El tono de tu voz empieza a cambiar: «¿Por qué pone esa voz, se piensa que soy tonto?»
  • Y…sacas del armario un trasto, que casa vez que lo sacas, tu gato sabe que lo que se avecina no va a ser de su agrado.
  • Al sacar el transportín del armario, a tu gato se le genera un grado de ansiedad, que puede ser parecido al que te genera a tí,  ir, por ejemplo, al dentista:– La diferencia es que tú sabes a dónde vas y por qué, es una decisión propia.– El gato, en cambio no ha decidido ir al veterinario y no sabe a qué va.

Y te preguntas…¿pero es normal que le le da tanto miedo ir al veterinario?.

Te voy a dar algunas razones:

En tu caso, el veterinario es una persona, que por su trabajo ama a los animales y vela por su salud.

Para tu gato es todo lo contrario:

  • Sólo empezar llegará a la consulta metido en un transportín que el considerará como una cárcel.
  • Algunos gatos lo pasan tan mal durante el viaje que pueden orinar y/o defecar en el transportín, algo que para ellos también es traumático.
  • Otros van todo el camino maullando como si no hubiera un mañana: “Sacadme de aquí, no quiero ir”
  • Una vez en la consulta, el gato será objeto de las miradas de otras personas, gatos y perros: “¿pero qué narices me miran todos?”
  • Los olores y emociones que él percibe de esos animales no son precisamente muy amables. Algunos pueden estar tan o más asustados que él: “Uffffffff, este está más acojonao que yo…mal vamos”
  • El veterinario / la veterinaria, son muy majos y amables para tí, pero para tu gato van a ser unos completos desconocidos .
  • Esa persona desconocida lo va a querer manipular y tocar, algo que tu gato solo le permite a los conocidos muy íntimos. “Lol…¿por qué me tocas si no nos conocemos de nada?”
  • Además ese desconocido, no tan solo le toca, sino que además se dedica a abrirle la boca, apretarle la tripa y en algunos casos, levantarle  la cola para introducirles un termómetro para ver la temperatura (afortunadamente cada vez menos, pues ahora ya también en animales miden la temperatura en las orejas): «Ehhhhhhhh, tócate tú los coj….s»
  • Si están malitos, les   pincharán un antibiótico que puede ser intramuscular o subcutáneo.
  • Lo mismo pasa con las vacunas.
  • Llegará a casa exhausto de la tensión que le ha producido esta salida: «Oh, My God, estoy destruído (momento «Drama Cat» total»).
  • Ahora que te pones en la piel de tu gato, es muy normal que le tenga miedo al veterinario, ¿no crees?.

 Todo este miedo de tu gato lo sufrirá el pobre veterinario/a. Son muchas las  ocasiones,  en las que fruto de ese miedo o terror atroz que tiene el gato, es mordido y/o arañado por él.

No debes olvidar que:

  • el veterinario solo quiere ayudar a tu gato,
  • que tu gato no tiene ni idea de donde va y
  • que cuando llega está aterrorizado.

¿Cómo puedes ayudar a que tu gato no lo pase tan mal?. 7 consejos:

  1. Debes mantener la calma durante todo el proceso.
  2. Si puedes, intenta cambiar lo mínimo la rutina del gato.
  3. Intenta que el trayecto sea lo más corto y/o cómodo posible.
  4. Si sabes con antelación cuándo vas a ir con tu gato al veterinario, ayúdale floralmente y de manera natural.
  5. Si tu gato no es miedoso, puedes darles Rescue Remedy. Úsalo los días antes , el mismo día e incluso días después a alta frecuencia.
  6. Tu gato ya es miedoso. Prueba a darle nuestro preparado Sin Miedo, que está pensado precisamente para animales con miedo profundo.
  7. Observar si tu veterinario rocía la consulta con feromonas o con terapia floral. Lo normal ea hacerlo antes de que entre tu gato, e incluso durante su estancia. Ese gesto ayudará a que tu gato esté más tranquilo.

Espero que con este post entiendas mejor a tu gato.  Si sabes porque tiene tanto miedo cuando al veterinario, lo podrás  ayudar un poquito más.

Ya sabes que si tienes alguna duda o quieres consultarme algo, solo tienes que contactar conmigo en:

QUIERO CONSULTARTE

Si te ha gustado este post y crees que le puede servir de ayuda a alguien más, no dejes de COMPARTIRLO.

Ronroneos

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

-->
Share
Share

Si continuas navegando por nuestra pagina web, damos por hecho que estas aceptando nuestra politica de cookies. Más información

Política de Cookies

En cumplimiento de la Ley 34/2002, de 11 de julio, de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico le informamos de la utilización de cookies en "gatsdebach.com" con el fin de facilitar y mejorar la navegación a los usuarios, recordando por donde navegó en el sitio web, su nombre de usuario al registrarse, las preferencias y configuraciones de visualización, y ofreciendo a cada usuario información que puede ser de su interés.

¿Qué son las cookies?

Una cookie es un archivo de texto muy pequeño que un servidor Web puede guardar en el disco duro de un equipo para almacenar algún tipo de información sobre el usuario. La cookie identifica el equipo de forma única, y sólo puede ser leída por el sitio Web que lo envió al equipo. Una cookie no es un archivo ejecutable ni un programa y por lo tanto no puede propagar o contener un virus u otro software malicioso, ni puede tener una longitud superior a 4.000 caracteres.

¿Para qué sirven las cookies?

La utilización de las cookies tiene como finalidad exclusiva recordar las preferencias del usuario (idioma, país, inicio de sesión, características de su navegador, información de uso de nuestra Web, etc.) Recordando sus preferencias no tendremos que, por ejemplo, preguntarle por su país cada vez que visite nuestra Web. Sabremos las características del ordenador que está usando y así podremos ofrecerle una mejor experiencia de navegación. Las cookies pueden ayudar a nuestro sitio Web a distinguir el navegador del usuario como visitante anterior y así guardar y recordar las preferencias que puedan haberse establecido mientras el usuario estaba navegando por el sitio, personalizar las páginas de inicio, identificar qué sectores de un sitio han sido visitados o mantener un registro de selecciones en un "carro de compra".

Close