Edward Bach, el hombre y el maestro (1ª parte)


Bach clásica

¿Sabes quién era Edward Bach?

Fue el descubridor de las Flores de Bach, pero…¿qué sabes de su vida?

Te contamos algunas cosillas sobre él.

Edward Bach nació en el 1886 en Moseley (Inglaterra). Era el menor de tres hermanos y desde la niñez ya fue un niño intuitivo y amante de la naturaleza. Fue médico por vocación, si bien antes de ponerse a estudiar medicina trabajó en la fundición de su padre.
El trabajo en la fundición no le gustaba, pero allí tuvo el primer contacto con la enfermedad y el miedo que esta causaba en los trabajadores, ya que en aquella época estar enfermo, suponía la pérdida del trabajo, al margen de los honorarios médicos, que para ellos resultaban muy elevados.
A los veinte años se matricula en Medicina finalizando su formación en el año 1912 obteniendo el diploma conjunto de Cirujano.

Bach diversas fotos
En 1915 abrió su consulta privada con un gran éxito….éxito que no le acababa de llenar porque no se sentía satisfecho de los resultados de la medicina alopática, que sólo se preocupaba de la enfermedad en sí misma y no del paciente.
Para Bach, la enfermedad no era un mal a suprimir, sino un beneficio a comprender.
Es decir, para Bach la enfermedad es beneficiosa dado que el dolor, el sufrimiento, el malestar….sirven como señales de aviso que nos indican que “en esta vida hemos de aprender una lección” que de otra manera nos hubiera pasado desapercibida.
La enfermedad para Bach, es:

  • Una oportunidad que nos brinda la vida para gestionar algo, que no hemos llegado a gestionar con anterioridad y ahora nuestro cuerpo nos está dando un, digamos, último aviso de que eso, sea lo que sea, lo hemos de afrontar y gestionar.
  • La enfermedad, por lo tanto, es la consecuencia de un conflicto:
    Un conflicto entre el alma y la personalidad.
    La personalidad del individuo era más importante que el cuerpo para el tratamiento de una enfermedad:
    Llegó a esta conclusión observando a sus pacientes:

El mismo tratamiento no siempre curaba la misma enfermedad. Cada paciente reaccionaba de una manera diferente y el mismo remedio que curaba a unos no tenía efectos en otros. Fue así, cuando analizando la personalidad de cada individuo, se percató que el carácter y las circunstancias personales en ese momento influían en la sanación o no de una enfermedad.

Médico de éxito

Como médico alopático que era, Bach realizó diversos estudios médicos y uno de ellos era el de relacionar la toxemia intestinal con la enfermedad crónica: descubrió que diversos gérmenes intestinales estaban directamente relacionados con ciertas enfermedades crónicas, lo que le llevó a crear una vacuna sobre la base de dichos gérmenes. Tuvo un gran éxito en esa época, pero él no se sentía satisfecho pq no cubría todas las enfermedades que él quería.
Delicado de salud no le permitieron ingresar en el ejército durante la Primera Guerra Mundial, por lo que se encargó de las 400 camas del Hospital Universitario y trabajó como asistente de Bacteriología.

En 1917 tuvo una hemorragia tan severa que los médicos le dieron tres meses de vida. Obsesionado con acabar el trabajo de la vacuna, abandonó el hospital sin el alta médica y trabajó día y noche …meses después había recuperado momentáneamente la salud.

En 1919 entra a trabajar en el Hospital Homeopático de Londres, dónde se encontró con la obra de Hahnemman que ya cien años antes había relacionado la enfermedad crónica con la toxemia intestinal y fue él quién le llevó a la idea de que hay que curar al paciente y no a la enfermedad…fue como un click en su carrera y a partir de ese momento, Bach decidió realizar sus vacunas según la técnica homeopática. Ahora eran vacuna orales (nosodes) y no era necesario pinchar a los pacientes. Su creación se llamó “los siete nosodes de Bach”, preparados ahora en base a siete tipos de bacterias que aisló del intestino de enfermos crónicos.
Fue otro gran éxito para Bach que, a medida que los iba utilizando se percató de que esos siete nosodes o vacunas orales correspondían por separado a siete personalidad humanas y los empezó a dar en función a la personalidad de cada paciente.

Alma inquieta como era, en 1930 Bach, ya convencido de que la medicina tradicional no es para él, sorprende a todos, cerrando su exitosa consulta, y guiado por la intuición se instaló en Gales dónde fue descubriendo los 38 remedios florales que conocemos hoy en día. Tras pasar por varios lugares en 1934 se instaló en Cromer en una casita llamada Mount Vernon.

Continuará… 🙂

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

-->
Share
Share

Si continuas navegando por nuestra pagina web, damos por hecho que estas aceptando nuestra politica de cookies. Más información

Política de Cookies

En cumplimiento de la Ley 34/2002, de 11 de julio, de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico le informamos de la utilización de cookies en "gatsdebach.com" con el fin de facilitar y mejorar la navegación a los usuarios, recordando por donde navegó en el sitio web, su nombre de usuario al registrarse, las preferencias y configuraciones de visualización, y ofreciendo a cada usuario información que puede ser de su interés.

¿Qué son las cookies?

Una cookie es un archivo de texto muy pequeño que un servidor Web puede guardar en el disco duro de un equipo para almacenar algún tipo de información sobre el usuario. La cookie identifica el equipo de forma única, y sólo puede ser leída por el sitio Web que lo envió al equipo. Una cookie no es un archivo ejecutable ni un programa y por lo tanto no puede propagar o contener un virus u otro software malicioso, ni puede tener una longitud superior a 4.000 caracteres.

¿Para qué sirven las cookies?

La utilización de las cookies tiene como finalidad exclusiva recordar las preferencias del usuario (idioma, país, inicio de sesión, características de su navegador, información de uso de nuestra Web, etc.) Recordando sus preferencias no tendremos que, por ejemplo, preguntarle por su país cada vez que visite nuestra Web. Sabremos las características del ordenador que está usando y así podremos ofrecerle una mejor experiencia de navegación. Las cookies pueden ayudar a nuestro sitio Web a distinguir el navegador del usuario como visitante anterior y así guardar y recordar las preferencias que puedan haberse establecido mientras el usuario estaba navegando por el sitio, personalizar las páginas de inicio, identificar qué sectores de un sitio han sido visitados o mantener un registro de selecciones en un "carro de compra".

Close