CASO REAL: GILDA Y EL POR QUÉ NO HACIA PIPIS EN SU CUBETA

Gilda

CASO REAL: GILDA Y EL POR QUÉ NO HACIA PIPIS EN SU CUBETA

¿LE AYUDÓ LA TERAPIA FLORAL?

 

Hoy no vamos a hablaros sobre las causas más probables de por qué los gatos hacen pipis fuera de cubeta. De eso ya os hablamos en nuestro post PORQUE MI GATO HACE PIPIS FUERA DE LA CUBETA 10 POSIBLES CAUSAS.

Hoy vamos a presentaros el caso real de Gilda, para que veáis como la Terapia Floral ayuda a nuestros gatetes.

Gilda llegó a nosotros cuando tenía un año. Su problema: que hacía pipi fuera de cubeta, concretamente en la cama. Durante la madrugada, Ana y Francesc amanecían con el edredón húmedo.

Ya habían descartado, problemas físicos (lo primero que hay que hacer porque en muchas ocasiones, nos avisan así de que se encuentran mal). Y exceptuando por eso, Gilda era una gata feliz.

Entonces…¿qué le pasa a Gilda?

 

Tras probar con otros tratamientos y de informarse a través de la etología felina sin demasiado éxito, decidieron probar con la Terapia Floral.

Con permiso de Ana y Francesc os copiamos extractos de los mails de seguimiento y lo que comentaban ellos. De esta manera podréis leer de sus comentarios como fue evolucionando Gilda.

En nuestra primera visita (12 / 5 2012) Anna y Francesc nos explican que desde que la adoptaron Gilda se ha hecho pipí en su cama . También tiene mucha ansiedad por la comida.

Vive Con Rita, una gatita cruce de siamesa con la que, aparentemente, se lleva muy bien.
Gilda se muestra muy cariñosa con todos, pero hay algo que la incomoda y nos lo hace saber haciendo pis en la cama.

¿Qué es eso que le incomoda, qué le molesta, qué le enfada hasta ese punto?

 

En ese momento no teníamos ni idea, dado que es algo que hace desde el mismo momento de la adopción.

Lo único que sabemos es que procede de una casa de pagés donde probablemente pasó hambre y fue separada demasiado pronto de su madre.

Ante ello, empezamos con una formulación más generalizada. Estas primeras flores ayudarán a Gilda a empezar a gestionar emociones. Iniciamos el tratamiento con flores para:

 La necesidad de acaparar todo el afecto de Anna y Francesc
 Por la demanda de atención.

 Para el estrés que implica para un gato el miccionar fuera de la cubeta (siempre lo hacen para comunicarnos algo)
 Para los posibles celos hacia Rita o hacia alguno de sus compañeros humanos
 Por la posible territorialidad
 La intolerancia y el rechazo también deben ser trabajados
 La disconformidad con el mundo.

 Para traumas que llevara en su mochila de vida.

 Por la ansiedad que tiene hacia la comida. Aquí hablaríamos de intentar suplir las carencias afectivas cuando era pequeña través de los alimentos.

 Por haber sido separada tan pronto de su madre.

A la semana de iniciar el tratamiento, Anna nos escribe:

 

Esta semana hemos estado observando a Gilda de cerca:
En principio continúa como siempre, pero tal vez nos va más detrás. Se pone en el medio de pasillo y grita y grita hasta que le hacemos caso o vamos a jugar con ella.
Juega más fuerte con Rita y ahora es Rita quién se pone enseguida panza arriba (antes era al revés, a pesar de que Gilda es físicamente más grande y más fuerte).

RITA

Un par de veces, Gilda ha bufado (dos segundos), algo que no había hecho nunca. A pesar de todo, continúan lamiéndose y jugando juntas.
Se sube a la barandilla del balcón y se quiere escapar por la puerta (ahora más que nunca).
Ayer Francesc jugaba con Rita, la tenía cogida y como es tan princesita se quejaba por lo bajito y Gilda fue a tocarle las piernas a Francesc como para proteger a su “hermana”.
De momento (crucemos los dedos) no se ha hecho pipí ningún día.

Van saliendo cositas y en la siguiente visita decido continuar con la misma fórmula, pero añadiendo una flor para la adaptación a los cambios.

El día 24 de Mayo Anna nos pone al día:

 

“Segundo informe de la pequeña: Esta semana hemos detectado lo siguiente:
Continúa jugando más fuerte con Rita que se revuelve y han equilibrado fuerzas
Está más asustadiza. Mira continuamente al pasillo como si oyera algún ruido o tuviera miedo. Si la tocamos sin avisar se asusta ligeramente.
Solicita mucho nuestra presencia y contacto.
No tiene tanta hambre. Hay días que le ponemos latita y no se la mira (antes se habría acabado la suya y la de Rita)
Hasta ahora no ha vuelto hacer más pipís.”
Ante ese miedo que tiene en el pasillo opto por añadir la flor del miedo a los desconocido. Hay quién dice que los gatos ven “cosas” que nosotros no podemos percibir. Pero también es verdad que en ocasiones se quedan “alucinando”, viendo una sombra o un insecto.

Algunos gatos se lo toman como un juego y se divierten. Otros en cambio se asustan.

El 30 de Mayo  Anna nos escribe:

 

De momento no se ha hecho más pipis 

La veo cada día más cambiada: ayer nos encontramos un trozo de cuerda (verde, de las persianas anteriores) que estaba limpia y deshilachada de un extremo. Lo llevé a casa y las dos gatitas se volvían locas, pero sobretodo Gilda.
Francesc la hacía jugar a tope y cuando estaba cansada se tiraba al suelo. Francesc la dejaba y se iba al ordenador y cuando ella se recuperaba iba a buscarlo para jugar más….eso no lo había hecho nunca.

Por otro lado, por la tarde, últimamente se iba a hacer las siestas a nuestra habitación….ahora hace tres días que se va encima del teclado del ordenador…parece que quiere estar más cerca nuestro.
En definitiva , cada vez quiere más contacto con nosotros y está más relajada. Incluso cuando sale al balcón o a la escalera está más tranquila.

Mantengo la fórmula sin cambios.

Nuevo parte de Anna (2 de Junio):

 

Gilda no se ha vuelto a hacer pipí desde la madrugada del sábado 19 de Mayo. Por lo tanto: Flores de bach 20 – pipis 1.
La vemos más tranquila y con ganas de contacto. También más juguetona.

Ahora va siempre son la cola derecha (antes sólo lo hacía la Rita). Se la ve muy y muy contenta, con ganas de jugar, de dejarse cepillar y tocar.
Además, continúa jugando y lamiéndose con Rita que también está superactiva y juguetona”

Parte del 15 de Junio:

 

“Hoy Gilda se ha vuelto a hacer pipis. Desde el 19 de mayo que no lo hacía!

Hace días que está supercariñosa…Muy pesada por salir al rellano de la escalera. Le he dejado salir unas cuatro veces porque no dejaba de gritar.
Recuerdas que te había comentado que Rita no subía a nuestra cama? Pues ahora hace unos días que sí lo hace: esta noche en concreto Gilda ha dormido en la cama hasta las cuatro de la madrugada y cuando ella se ha ido, ha subido Rita y se ha dormido encima de mis piernas.

Parece que se pelean  por estar en la cama (días antes Gilda había echado de la cama a Rita).
A parte de esto, está supercontenta. Va siempre con la cola derecha y está muy juguetona.
Parece que ya van saliendo los motivos por los que Gilda se hacía pipí en la cama, por protección de recursos y celos en ese ámbito con Rita.

Las flores están haciendo su trabajo de maravilla porque después de ese día, Gilda  no ha vuelto a tener problemas de miccionar fuera de la cubeta.

De hecho en el último mail (19 Julio 2012) de Anna nos comenta:

Hola Rosa,
No he escrito antes para no romper la magia del momento: hace exactamente un mes y una semana que Gilda ni se hace pipis. Nunca, repito, nunca desde que la tenemos había pasado tanto tiempo sin que lo hicera.
Ella está hecha una reina, más cariñosa que nunca, nos contesta cuando le hablamos.
Se deja peinar y se refriega con nosotros.
Viene cada noche a dormir apoyada en nuestros pies.
Está super tranquila y ya no tiene ansiedad por la comida.

La única pega es que continúa visitando a la vecina. El otro día Francesc puso una red para impedir que pasará al balcón….eso sí, cuando la rescatamos (porque sabe pasar al otro lado, pero no sabe volver) está supercontenta de volver con los papis.

En resumen, estamos muy contentos con el cambio, sobretodo porque a ella la vemos mejor que nunca.
Con respecto a Rita, continúa en su línea cantarina y exigente (sospechamos que es la última descendiente de los Romanov, los emperadores rusos) pero más contenta que unas pascuas.”

Gilda continuó con la terapia floral tres meses más (seis en total).
El problema que resultó ser la causa de consulta de momento ha remitido.
Hemos averiguado que el motivo de disconformidad era el compartir cama con Rita y que los celos con ellos sólo se remiten a esos escasos metros cuadrados, por que por lo demás, se adoran.

En este caso concreto, el éxito no hubiera sido posible sin la colaboración y la dedicación al 100% de sus compañeros humanos. Anna y Francesc  han tenido la paciencia, la continuidad, la confianza y el cariño de seguir hacia adelante siguiendo los criterios que se les iba aconsejando.

Gatos y Flores de Bach necesitan paciencia, mucha paciencia, continuidad y cariño y Gilda y Rita lo han tenido y lo siguen teniendo a toneladas . Ronroneos

 

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

-->
Share
Share

Si continuas navegando por nuestra pagina web, damos por hecho que estas aceptando nuestra politica de cookies. Más información

Política de Cookies

En cumplimiento de la Ley 34/2002, de 11 de julio, de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico le informamos de la utilización de cookies en "gatsdebach.com" con el fin de facilitar y mejorar la navegación a los usuarios, recordando por donde navegó en el sitio web, su nombre de usuario al registrarse, las preferencias y configuraciones de visualización, y ofreciendo a cada usuario información que puede ser de su interés.

¿Qué son las cookies?

Una cookie es un archivo de texto muy pequeño que un servidor Web puede guardar en el disco duro de un equipo para almacenar algún tipo de información sobre el usuario. La cookie identifica el equipo de forma única, y sólo puede ser leída por el sitio Web que lo envió al equipo. Una cookie no es un archivo ejecutable ni un programa y por lo tanto no puede propagar o contener un virus u otro software malicioso, ni puede tener una longitud superior a 4.000 caracteres.

¿Para qué sirven las cookies?

La utilización de las cookies tiene como finalidad exclusiva recordar las preferencias del usuario (idioma, país, inicio de sesión, características de su navegador, información de uso de nuestra Web, etc.) Recordando sus preferencias no tendremos que, por ejemplo, preguntarle por su país cada vez que visite nuestra Web. Sabremos las características del ordenador que está usando y así podremos ofrecerle una mejor experiencia de navegación. Las cookies pueden ayudar a nuestro sitio Web a distinguir el navegador del usuario como visitante anterior y así guardar y recordar las preferencias que puedan haberse establecido mientras el usuario estaba navegando por el sitio, personalizar las páginas de inicio, identificar qué sectores de un sitio han sido visitados o mantener un registro de selecciones en un "carro de compra".

Close